Si tienes la suerte de pasar las vacaciones en Cantabria, no puedes dejar pasar la oportunidad de visitar el paraqué de Cabárceno, no es un zoológico ni un parque natural convencional, es un  espacio  naturalizado por la mano del hombre en el que se han creado espacios realmente fantásticos para que los animales puedan vivir en semilibertad.

En este parque la vida se desarrolla de la manera más natural posible para los animales que allí viven, y hay muchos. Estos animales son criados en régimen se semilibertad, tienen las mismas condiciones de vida que si estuvieran en la selva o en el bosque, lo único diferente es que aquí se les facilita la comida por cuestiones de seguridad, viven como en su hábitat natural y les garantizo que es una verdadera gozada presencia una pelea entre dos machos en la época de celo de la hembra. Sin duda uno de los mayores atractivos turísticos del norte de España.

Cuenta con más de veinte kilómetros de carreteras que nos guiaran a los diferentes recintos en los que habitan las especies, además es un lugar ideal para pasar en familia, allí podemos encontrar merenderos y zonas de recreo, también cafeterías y restaurantes, un lugar en el que pasar unos días de relax y de autentico deleite al contemplar las especies en pleno hábitat natural.

Dentro de este parque hay unas normas muy importantes que hay que cumplir como no dar de comer a los animales, no circular a más de veinte kilómetros por hora, no se puede aparcar en cualquier sitio, para ello existen zonas habilitadas y por supuesto hay que respetar las normas de circulación. No se puede tocar a los animales, no olvidemos que son animales salvajes, mucho cuidado con los niños son muy curiosos y se pueden poner en peligro. Se aconseja vigilar las pertenencias y cerrar los vehículos cuando no se estén usando, el parque no se hace responsable de robos, pérdidas o extravíos.

Un dato muy importante a mi parecer y como amante de los animales es que permiten la entrad de perros, siempre que vayan atados y controlados y excepto en un par de sitios en los que no podrán pasar podrán acompañarnos casi en todo el recorrido, y esta me parece la mejor de las maneras de pasar un día en el parque natural de Cabárceno, con tu familia al completo.