Cuando la crisis llegó a nuestro país los puestos de trabajo se tambalearon, tanto es así que fuimos muchas las personas que de la noche a la mañana nos quedamos sin empleo. Entre ellos yo estaba en el medio y la verdad que ante una situación complicada no consigues otro puesto tan fácilmente, fue así como me decidí entre tanto a formarme, a buscar de verdad un trabajo que me llenara y que de alguna manera me asegurara mi futuro. Siempre se me han dado bien las personas mayores, la verdad que me han despertado cierta ternura a lo largo de mi vida, algunos para mí son como verdaderos niños pequeños sobre todo aquellos que necesitan de los demás para hacer muchas de sus cosas, esa dependencia hace que los quiera ayudar por encima de todo, por lo que me decidí a estudiar y formarme en esta profesión tan bonita. Cuando terminé me dieron la opción de realizar prácticas en una residencia que había cerca de mi casa, conocía algunos ancianos ya que paseaban con sus cuidadoras y siempre nos saludábamos, así que la alegría fue mutua cuando me vieron llegar.

El trabajo allí la verdad que era duro, las personas mayores suelen pesar mucho y algunas hay que levantarlas, lavarlas y moverlas de la cama al sitio en el que vayan a estar. Pero solo el agradecimiento que ellos demostraban ya te llenaba para poder continuar, es verdad que esto se trata de una pura vocación porque si lo haces por el dinero y no te gusta difícilmente vas a descubrir el significado y al final acabas quemada por hacer algo que no te gusta en absoluto. La verdad que me sorprendió bastante cuando oyes rumores respecto a este tipo de residencias en los que dicen que no se cuida como se debe a los mayores hay veces en las que acabas casi creyéndotelo, es cuando estás adentro y ves como funciona cuando te das cuenta como inventa la gente. La limpieza sobre todo es espectacular, trabajan incluso con empresas como http://www.resuntex.es especialistas en ropa de geriatría y cama, son ellas las que se encargan de ofrecerles todo lo necesario a la residencia para que las camas estén siempre limpias, los protectores cama para ancianos son un claro ejemplo de cuanto les interesa tener a sus pacientes en las mejores condiciones, sin duda cuando sea mayor no me importaría que me cuidaran en un sitio como este.